El cáncer hepático puede ser ocasionado por la hepatitis

La hepatitis es una infección que puede evolucionar por varios años sin presentar síntomas; sin embargo cuando se desarrolla, y no se atiende en forma oportuna, puede ocasionar cirrosis o cáncer hepático, aseguró la Secretaría de Salud del estado de Querétaro, quien además dictó una serie de recomendaciones para evitar contraer la enfermedad.

A través de un comunicado agregó que en lo que va del año 2016, en las instituciones del sector público de la entidad, se lleva un reporte de 161 casos por Hepatitis A, en donde el grupo más afectado es la población en edad escolar, entre 5 y 14 años; por Hepatitis B, 3 casos y en cuanto a la Hepatitis C, 7 casos; cifras que se encuentran dentro de un comportamiento esperado.

Durante el periodo de enero-junio 2016 en Servicios de Salud del Estado de Querétaro se han aplicado un total de 40 mil 478 dosis en niñas y niños de 0 a 11 meses de edad como esquema básico y un total de mil 511 en niñas y niños de 1 a 4 años para completar el esquema de vacunación, siendo un total de 41 mil 989 dosis aplicadas de Hepatitis B.

La hepatitis es la inflamación del hígado, producida principalmente por el alcoholismo, consumo de alimentos contaminados y uso de medicamentos. Otras formas de contagio son el uso de jeringas contaminadas, perforación del cuerpo en condiciones no adecuadas (piercing), tatuajes y el contacto accidental con agujas infectadas.

Los tipos de hepatitis A y E son los más frecuentes, se adquieren por el consumo de agua o alimentos contaminados y no producen síntomas la mayor parte de las veces. Las hepatitis B, C y D se producen por el contacto con líquidos corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

Los signos y síntomas característicos de la hepatitis son: ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos, orina oscura y heces pálidas); anorexia (pérdida de apetito); hígado agrandado y con dolor a la palpación (hepatomegalia); dolor abdominal; náuseas y vómitos; fiebre.

No existe un tratamiento específico contra la hepatitis aguda. Las medidas se centran en mantener el bienestar y el equilibrio nutricional, que incluye la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea.

Recomendaciones
Para reducir el riesgo de propagar o contraer el virus de la hepatitis A: Siempre lávese las manos cuidadosamente después de usar el baño y cuando entre en contacto con sangre, heces u otros fluidos corporales de una persona infectada. De la misma forma lávese bien las manos antes y después de cada cambio de pañal, antes de servir los alimentos y después de usar el baño.

La vacuna contra la hepatitis B es el principal pilar de la prevención de esta enfermedad, se aplica en las niñas y niños menores de 5 años de edad; el esquema consiste de 3 dosis, la primera se aplica de preferencia en las primeras horas del nacimiento (en caso extremo dentro de los primeros 7 días de vida); la segunda a los 2 meses y la tercera a los 6 meses de edad. En caso de que no se haya vacunado dentro de los primeros siete días de vida, la vacuna se aplica a los 2, 4 y 6 meses de edad. Son necesarias las 3 dosis para protegerlo completamente.

Por ser la hepatitis A la más frecuente y de fácil propagación, deben seguir las siguientes medidas para su control: aislamiento del paciente en su domicilio, hasta que remita el cuadro clínico y se normalicen los resultados de laboratorio; desinfección de los utensilios en contacto directo con el paciente, lavándose con agua, jabón y posteriormente agregar cloro; evitar que el paciente comparta alimentos y/o bebidas; lavar constantemente el W.C., con agua y jabón, agregando un chorro de cloro después de cada descarga; y si no se cuenta con drenaje, utilizar letrina o bien enterrar el excremento previa colocación de cal.

Con información de Agencias


DineroVer más