Crece la demanda de esperma post mortem

Ya que los espermatozoides pueden vivir ente 24 y 36 horas después de la muerte de la persona, cada vez son más las mujeres que buscan recuperar esperma de sus parejas fallecidas para inseminarse y tener un hijo.

Sin embargo, el método no es nuevo: en la década de 1970, el urólogo Cappy Rothman realizó la primera extracción de esperma post mortem en Los Ángeles, California.

Ahora cofundador y director de Cryobank, el banco de esperma más grande de Estados Unidos, Rothman y su equipo han realizado alrededor de 200 intervenciones quirúrgicas para extraer esperma en pacientes muertos.

Centros de fertilidad alrededor del mundo realizan extracciones de este tipo; para ello toman una muestra de tejido a través de una aguja que se inserta en los testículos o retiran el epidídimo, donde madura el esperma.

Aunque en Estados Unidos la ley le ha otorgado a los espermatozoides un rango de protección superior al de la sangre, la médula ósea o los órganos, éste a veces no está incluido en la legislación sobre tejido y donación de órganos.

De acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, la ausencia de una normativa escrita le da a los médicos la libertad de aceptar o negar cualquier solicitud de extracción de esperma.

En Francia, Alemania, Suecia y Canadá la legislación prohíbe la extracción de esperma post mortem; en Reino Unido únicamente se permite cuando el hombre dio su consentimiento, mientras que en Israel basta el consentimiento de la viuda para realizar la extracción.


DineroVer más