Diseño Escalable de Juegos

A través de un trabajo conjunto entre el Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología de Nuevo León, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), la Secretaría de Educación de Nuevo León (SENL) y la Universidad de Colorado, con apoyo de la Fundación Google RISE y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se logró la exitosa implementación del proyecto Chic@s Code: Scalable Game Design (Diseño Escalable de Juegos), Nuevo León 2015.

El proyecto fue implementado formalmente en enero de 2015, aunque inició desde diciembre de 2014 en el evento La hora de la codificación. El objetivo del programa es introducir metodología y enseñanza sistemática de las ciencias computacionales, además de motivar el acercamiento a la ciencia y tecnología por parte de niños y jóvenes de primaria y secundaria.

El programa Scalable Game Design es un proyecto surgido en Estados Unidos en 2009, es una iniciativa dirigida por el doctor Alexander Repenning, de la Universidad de Colorado, Estados Unidos.

La oportunidad de crear la versión mexicana de este proyecto internacional surgió de una necesidad actual por parte del clúster de Tecnologías de la Información de Monterrey (Csoftmty). El Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología de Nuevo León, como parte de los comités de innovación y formación de capital humano de dicho grupo de empresas, observó la dificultad de cubrir plazas de ingenieros y programadores por parte de este sector ante la insuficiente matrícula registrada en las universidades locales, por lo cual se buscó promover las ciencias computacionales en jóvenes desde nivel básico hasta medio superior.

“Teníamos que empezar debajo de preparatoria con los muchachos para dar a conocer qué es la computación y la tecnología de la información, para inclinarlos a tomar estas carreras, siempre hemos estado preocupados por inclinar a los niños, por acercarlos a ciencia y tecnología, el interés era dar a los niños computación pero que fuera incrementando su dificultad hasta llegar a interesarlos en carreras de este tipo”, detalló respecto al surgimiento del proyecto la doctora Martha Leal González, directora de Planeación, Posgrado, Divulgación, Cooperación Internacional y Redes de Investigación del Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología de Nuevo León.

A partir de este momento, el instituto comenzó una búsqueda de los mejores programas para la enseñanza de computación en el mundo hasta que encontraron el proyecto Scalable Game Design.

“Encontramos al profesor Alexander Repenning, de la Universidad de Colorado, uno de los mejores calificados y con experiencia con ese programa en países como Brasil, Suiza, Alemania, Canadá, etcétera. Nos pusimos en contacto con él, afortunadamente también estaba buscando ese tipo de acercamiento, le platicamos lo que queríamos hacer y nos pusimos en contacto con su equipo de trabajo”.

Posteriormente, se agregaría la experiencia en la enseñanza de la computación por parte del ITESM a través de la maestra Silvia Iliana Ramírez Ramírez, profesora del Departamento de Ciencias Computacionales y líder del proyecto Chic@s Code: Diseño Escalable de Juegos. En el mismo canal, entraría al proyecto la Secretaría de Educación de Nuevo León a través de su Coordinación de Ciencia y Tecnología, con el apoyo de la doctora Adriana Elizondo; y sumando los apoyos de la Fundación Google RISE y Conacyt arrancó el proyecto.

Diseño Escalable de Juegos en México

El objetivo del programa, desde su origen en Estados Unidos, es reinventar las ciencias computacionales en las escuelas públicas mediante la motivación y la educación de todos los estudiantes, incluyendo mujeres y las comunidades menos representadas, para aprender acerca de las ciencias computacionales a través del diseño de juegos, comenzando en la enseñanza media.

El informe del proyecto detalla que se considera diseño escalable de juegos porque inicia con lo más sencillo, es decir no se requieren habilidades previas, gradualmente el reto aumenta hasta que el estudiante logra hacer simulaciones, por ejemplo de virus o procesos químicos, matemáticos, biológicos, etcétera.

“Nuestro objetivo es crear interés y desarrollar el talento de los niños por las ciencias computacionales y en general por las ciencias y tecnología; algo también que vale la pena resaltar es que las actividades, los proyectos que los niños desarrollan no requieren que tengan experiencia previa”, explicó la maestra Silvia Ramírez.

La coordinadora destaca que otro aspecto importante en el proyecto es el entrenamiento profesional de los profesores en la programación, el uso de las herramientas y en la metodología del diseño de Scalable Game Design, para esto 20 profesores de la SENL fueron capacitados.

A diferencia del proyecto original estadounidense, la primera versión mexicana se enfocó en niños desde quinto de primaria hasta tercero de secundaria. “Elegimos exponer este rango de alumnos debido a estudios que demuestran que es a esta edad cuando este tipo de proyectos tiene más probabilidad de éxito, ya que es en esta edad cuando equivocadamente los jóvenes llegan a concluir que las matemáticas y ciencias no son para ellos o que las mujeres no estudian tecnología porque es aburrida o difícil, es este momento donde les puedes demostrar que es lo contrario y que a ellos se les puede abrir un nuevo panorama de posibilidades”, agregó la maestra Silvia Ramírez.

Dinámica del juego

El programa introduce en los niños diversos conceptos de las ciencias computacionales a partir del juego Frogger en línea o utilizando la versión autónoma AgentCubes 2.1.

Dentro de las posibilidades de cada escuela, el programa inicia con un video del juego original de los años ochenta sobre una rana. Enseguida al niño se le pide identificar los elementos del juego (rana, tronco, río, camino, etcétera) y diseñarlos en una maqueta.

“El maestro va introduciendo conceptos de pensamiento computacional de una manera natural en el niño, por ejemplo los agentes, y el niño va conociendo conceptos de manera normal y le llaman agentes a la rana o tronco y empiezan a diseñar cómo se mueve cada uno de esos agentes en el juego, como la rana al cruzar el río. Tienen que diseñarlo y así el niño va introduciendo las acciones o movimientos, va diseñando el juego con ellos aun sin estar en la computadora”, puntualizó la maestra Silvia Ramírez.

Antes de estar frente a la computadora, el estudiante desarrolla aspectos como el pensamiento lógico, creatividad, innovación, alternativas de solución de problemas. Cuando tienen diseñado el juego, inician el traslado del juego a la computadora desde aspectos básicos, como el diseño de la rana, hasta la programación de su recorrido.

Todo el desarrollo del proyecto se realiza en un ambiente de colaboración grupal y ruido, buscando asemejar el ambiente de las empresas de programación profesionales en las que el trabajo es colaborativo; en el caso de los niños, mientras se divierten y avanzan a su ritmo gracias a las guías y la orientación del docente.

Importancia tecnológica-educativa

Este tipo de programas tiene una gran importancia para nuestra sociedad actual, así lo manifiesta la doctora Martha Leal González: “La sociedad y/o economía del conocimiento no se mueve sin tecnologías de la información, el hecho de que una persona conozca de tecnologías de la información le apoya mucho a ser creativa y a tener más éxito en el mundo actual (…) Lo que tratamos de hacer con esto es que no seamos solo consumidores, sino que nuestras nuevas generaciones participen y sean proveedores de servicios de ese tipo”.

Por su parte, la maestra Silvia Ramírez destaca que el programa fomenta aspectos importantes para el desarrollo personal del estudiante y no solo dentro de las ciencias computacionales.

“No es solamente para las ciencias computacionales, este programa les desarrolla la parte del pensamiento lógico para que puedan resolver problemas en cualquier parte de la vida y eso es lo que se necesita para cualquier carrera en el futuro, van a estar en un mundo tan competitivo y van a requerir desarrollar estas habilidades, en todos los países están preocupados por desarrollar estas habilidades en sus niños. Nuestros niños mexicanos no pueden quedarse atrás porque estamos en un mundo globalizado”.

Resultados en Nuevo León

En 2015, los resultados del proyecto Chic@s Code: Diseño Escalable de Juegos, Nuevo León 2015 fueron exitosos. Según el informe final, alrededor de 5 mil 600 niños y jóvenes (lo que excede la meta inicial de mil 500 niños) desde quinto de primaria hasta tercero de secundaria fueron expuestos y motivados hacia las ciencias computacionales, a la tecnología y las ciencias en general, mediante el uso de AgentCubes en línea y la implementación en las aulas de un programa innovador que desarrolla el pensamiento lógico de manera divertida, al integrar a niñas y niños, independientemente de su origen o su experiencia previa, en actividades de programación de videojuegos.

Asimismo, más de 23 profesores de la SENL fueron capacitados en la metodología de enseñanza del Scalable Game Design que permite introducir el pensamiento computacional a los niños. Del total de niños, 45.25 por ciento correspondió a niñas y 54.75 por ciento, a niños, de ellos 668 enviaron juegos, incluso más de uno llegando a un total de mil 211.

Futuro del proyecto

Al finalizar el proyecto, se recabaron diversos datos a partir de entrevistas con los estudiantes expuestos al programa, cuyos principales resultados fueron: respecto al impacto en la motivación se encontró que después de ser expuestos al programa 45.52 por ciento de las niñas y 58.47 por ciento de los niños les gustaría estudiar computación en la universidad; a más de 80 por ciento de niños y niñas les gustó diseñar juegos de computadora; finalmente 69.58 por ciento de las niñas y 79.73 por ciento de los niños quisieran continuar tomando clases para construir videojuegos.

Sobre el futuro de este proyecto y otros semejantes por parte del Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología de Nuevo León, la doctora Leal González comentó que desean continuar con el programa Chic@s Code: Diseño Escalable de Juegos Nuevo León, además de preparar nuevos proyectos enfocados en jóvenes de preparatoria.

“Pensamos seguir trabajando en estos proyectos, estamos viendo la posibilidad de hacer desarrollos propios sin necesidad de pagar licencias extranjeras, hacer algo aquí, siempre con la idea de abordar el mayor número de niños y jóvenes, sin demeritar la calidad de la enseña de las tecnologías de la información; seguimos trabajando en varias cosas, no lo vamos a dejar, estamos buscando otras alianzas o asociaciones”.

Por su parte, la maestra Ramírez señala que ya se encuentran en la fase de planeación para este año. “Estamos en la planeación del trabajo de este año y generando los materiales para la capacitación de nuevos maestros, vamos a ampliar el trabajo del año pasado, este 2016 esperamos capacitar ya en simulaciones científicas a un conjunto de profesores; también esperamos ampliar el programa, incluir algunas escuelas fuera del área metropolitana de Monterrey, todo dependiendo de los recursos”.

Para finalizar, ambas colaboradoras resaltan que los logros del proyecto hubieran sido imposible sin el trabajo conjunto entre el sector público, privado y académico, el compromiso de los profesores y el apoyo de Conacyt y la Fundación Google RISE.


DineroVer más