"Los mexicanos no merecemos la realidad que tenemos": Karina Gidi

LA RECONOCIDA actriz mexicana Karina Gidi participa en la puesta en escena Mi hijo sólo camina un poco más lento, la cual destaca la importancia de poder nombrar la realidad en la que se vive para poder fluir con ella. La obra, que estará en cartelera del 6 de junio al 25 de julio en La Teatrería, se centra en un día en la vida de una familia que al enfrentar la enfermedad de su hijo mayor choca con una situación que, aunque tiene de frente, se niega a reconocer.

Gidi habla en entrevista con Newsweek en Español sobre ese valor para enfrentar las cosas y extrapola la particularidad de esa familia a la situación difícil en la que vive México, y aun cuando se duele de todo lo que acontece en su tierra, se niega a perder la esperanza:

“Parece que no tenemos memoria, ni pantalones, pero sí tenemos, y yo prefiero las cosas con un poquitito más de esperanza porque, si no, todos buscaremos un nopal para sentarnos a llorar, y pues no. Yo creo que no sirve la resignación, no sirve la queja, la esperanza se da moviéndose, se da haciendo”, comenta.

—¿Para ti cuál es el mensaje de la obra?

—Es un mensaje de aceptación, de la realidad como es. Yo pienso que muchísimos papás podrían sentirse identificados de una forma metafórica: todos quisiéramos que nuestro hijo fuera un poco más sociable, que fuera más deportista, que fuera más seguro de sí mismo, que fuera heterosexual o que... Siempre hay alguna cosa que no sale como la teníamos planeada y yo creo que la obra se centra en lo importante que es revisarse a uno mismo para poder darse cuenta de cuál es la realidad en la que se vive y nombrarla.

—¿Cuándo fue la última vez que algo no te salió como lo tenías planeado?

—Cuando nació mi segunda hija, ella nació cuando yo tenía seis meses y medio de embarazo. Yo estaba muy desconcertada porque me habían dicho que en un segundo bebé el embarazo estaba más padre que el primero y resultó que no porque mi hija tuvo que estar hospitalizada 53 días. Sin duda es algo que hubiera querido que saliera de otra forma.

—¿Y en el plano profesional?

—Supongo que haberme quedado en un casting en el que no me quedé. Uno está constantemente enfrentándose con pequeñas frustraciones, medianas frustraciones o grandes frustraciones e importa que uno pueda decir: “Bueno, esta es la realidad que es y voy a fluir con ella”.

—¿Qué le da sentido a tu vida, Karina?

—El amor que siento por mis hijas y el amor en general que experimento en la vida. La amistad, la belleza, el arte, el aprendizaje. Todo eso. Yo creo que uno viene a este mundo a pasarla muy bien, a ayudar en algo y a aprender un montón de cosas.

—¿Qué te produce la realidad que vive México?

—Mucha tristeza y preocupación. Estaba viendo otra vez la historia de la familia Vázquez, los que sufrieron horriblemente en la carretera de Puebla, y en verdad me causa mucho dolor, pero a la vez despierta en mí un deseo de tratar de hacer algo, aunque sea muy poquito, para que las cosas puedan hacerse de otra manera y cambiarlas. No merecemos la realidad en la que estamos y, sin embargo, esa es la que tenemos, entonces hay que ver la forma de sumar como mexicanos y de sacar el país del hoyo en el que está.

—¿Cuándo fue la última vez que deseaste que esa realidad fuera distinta?

—En la mañana, hace treinta minutos... es algo constante porque se cumple más de una semana en que mataron a esta señora [Miriam Elizabeth Rodríguez] que estaba buscando a su hija. Entonces están los que están siendo asesinados porque buscan a sus desaparecidos; los periodistas que están siendo asesinados porque están denunciando la realidad; y viene el 5 de junio y se cumplen ocho años de la guardería ABC, y eso sumado a todo el blablablá que viene con las elecciones.


DineroVer más