Apagó euforia del Barcelona el Deportivo

El Deportivo apagó la euforia del Barcelona (2-1), al que bajó a la tierra después de su épica remontada en la Liga de Campeones ante el Paris Saint-Germain con una victoria muy trabajada y fraguada a balón parado, en dos saques de esquina, uno en cada periodo.

Los azulgranas habían firmado un pleno de victorias en sus últimas cinco visitas al estadio de Riazor con casi cinco goles de media por partido, pero esta vez se encontraron con una feroz resistencia de los deportivistas y se estrellaron con Lux en las (pocas) oportunidades claras que tuvieron.

El Barcelona no perdía en la Liga desde octubre, cuando cayó en el otro campo gallego de Primera División, Balaídos, frente al Celta, y la remontada que le llevó al primer puesto de la clasificación (con un partido más que el Real Madrid) se vio interrumpida en Riazor, donde su rival, el Deportivo, dio un paso importantísimo hacia la permanencia.

Los locales respondieron juntando líneas y derrochando esfuerzo. Pepe Mel, que se mantiene invicto como técnico del Deportivo, situó a Carles Gil en el enganche pendiente tanto de crear como de fijar la marca sobre Sergio Busquets y dio la titularidad a Álex Bergantiños por primera vez en la Liga esta temporada.

El Barcelona, poco inspirado, se atascó en tres cuartos de ataque, donde el Deportivo levantó un muro de contención a prueba de filtraciones. Los locales apenas pudieron controlar el balón, pero la primera vez que salieron de la cueva fueron capaces de amenazar a Ter Stegen con un disparo de Joselu.

Los deportivistas fueron ganando metros poco a poco y eso permitió al Barcelona merodear el área de Germán Lux, que se mostró seguro cuando le tocó intervenir para atajar el único remate de los de Luis Enrique en el primer periodo, un cabezazo de Luis Suárez en una falta que lanzó Messi.

El Deportivo dio un paso al frente en los últimos minutos antes del descanso, Joselu volvió a aparecer en escena para obligar a Ter Stegen a sacar una mano y despejar a córner y en esa acción desde la esquina nació el primer gol del partido.

Ni Javier Mascherano ni el guardameta alemán pudieron sacar el balón del área pequeña y Joselu, exdelantero del Real Madrid, recogió el esférico para 'romperlo' y dar una ventaja mínima a los deportivistas.

 

Con información de EFE 


DineroVer más