Los días y las horas se agotan

DEL REPORTERO

El voto diferenciado es la clave.

Hoy entra el verano 2018 y estamos a diez días de las elecciones concurrentes en el estado. Cuando los poblanos elijamos presidente de la República, gobernador, representantes a los congresos federal y local y presidentes municipales, en un ejercicio inédito y por lo tanto histórico.

La publicación ayer de la última encuesta del periódico Reforma sobre las elecciones en Puebla tiene varias lecturas.

Entre ellas, una diferencia de tres puntos de la favorita al gobierno del estado, la panista Martha Erika Alonso, y el morenista Luis Miguel Barbosa en lo que calificó como un empate técnico.

Ella tiene más ventajas y calificaciones positivas, mientras el senador con licencia ha recogido la campaña de desprestigio, que le han enderezado en las últimas semanas.

A la candidata la respalda la estructura morenovallista y como paradoja es que los electores la liguen como dependiente política de su esposo; el representante de la izquierda tiene a su favor la ola lopezobradorista y el hecho de que pocos lo conozcan en el estado impide que la base social lo rechace masivamente.

Por ello, la coyuntura del empate técnico en la encuesta de Reforma.

Hay un factor que, hasta ahora, se desconoce cómo incidirá en los resultados electorales del uno de julio y es que el candidato presidencial del Por México al Frente, Ricardo Anaya, a quien llaman por el mote de “El Cerillo” se empieza a apagar.

No sólo es la campaña con acusaciones de corrupción y denuncias penales presentadas en su contra por enriquecimiento inexplicable, ahora al interior de su partido y del Frente ha empezado a generar una división que terminará arrojándolo al tercer lugar en los resultados electorales.

En su columna “Los Puntos Sobre las Íes”, el influyente periodista Ramón Alberto Garza explicó que Anaya vive sus peores días en la contienda presidencial 2018 y sus poderosos y “alguna vez afines gobernadores panistas le están desertando.

“En su círculo íntimo de campaña ya abundan los desencuentros y las disidencias. Y algunos de sus más prominentes patrocinadores financieros ya le retiraron sus chequeras”.

Ninguno de estos factores es menor y Anaya puede arrastrar a sus compañeros del Frente que buscan puestos de elección popular a una situación difícil, por lo que el voto diferenciado es lo que puede evitar que en casos como el de Martha Erika Alonso resientan esa caída del candidato presidencial, que por cierto no se ha dicho si la acompañará al cierre de su campaña, como si lo hará López Obrador con Barbosa Huerta.

“El candidato de Por México al Frente, explica Garza, se le están revirtiendo la siembra de desencuentros, confrontaciones y traiciones que en sus mejores días lo encumbraron en la presidencia del PAN y lo impusieron como candidato presidencial 2018.

“Para muestra ahí está la estampida de gobernadores panistas que ya le dieron la espalda al Joven Maravilla. Algunos ya están con José Antonio Meade; otros esperan rescatar el PAN

“Quizás por eso en el war room de su campaña, personajes tan cercanos e influyentes cuestionan ya si vale la pena continuar impulsando el proyecto político del Joven Maravilla

“O si por el contrario, se dedican los últimos días de la campaña a persuadir a Anaya de que desista, al considerar que está inhabilitado para hablar de corrupción desde sus acusaciones como presunto lavador de dinero.

“Y que el hacerse a un lado, propicie que el choque final del primero de julio sea entre dos bloques los lopezobradoristas y los anti-lopezobradoristas.

“Con José Antonio Meade al frente, por ser el menos cuestionado en lo personal, el bloque único opositor al candidato de Morena cerraría filas, buscando que el factor de indecisos hiciera lo suyo no solo para remontar, sino incluso tener posibilidades de ganar la carrera por Los Pinos”, hasta ahí una reflexión que nos muestra que no todo es miel sobre hojuelas en las campañas de los frentistas y que aunque vayan adelante, los últimos días y existe la posibilidad de que un tsunami los arrastre a la derrota.

Por lo pronto, la encuesta a mil poblanos con credencial de elector vigente, realizada por Grupo Reforma y Grupo Radio Centro (GRC), del 13 al 18 de junio pasados, confirma que la candidata panista tiene una imagen positiva y es vista como la aspirante con mayor capacidad para gobernar; también es considerada como quien reduciría los feminicidios y haría más segura a la entidad.

“Barbosa, en cambio, es percibido como el más corrupto y quien más daño le haría a Puebla. Gran parte de su posicionamiento actual puede deberse al liderazgo que tiene López Obrador en la entidad, con una intención de voto de 52 por ciento.

“La mayoría de los entrevistados está en desacuerdo con que la esposa del ex gobernador, Rafael Moreno Valle, busque gobernar la entidad y el 78 por ciento considera que, de ganar Alonso, habría injerencia del ex mandatario en el nuevo gobierno.

“Esto puede pesar en el desenlace, pues también un 69 por ciento de los poblanos no votarían para reelegir a Moreno Valle, de tener esa opción”, concluye la encuesta de Reforma que además les da a los candidatos a diputados locales de Juntos Haremos Historia una ventaja de 9 puntos sobre los frentistas, sumados todos los partidos.

¿Fotografía de un día?

Quizá, pero un referente a 10 días de las elecciones que nadie, menos los protagonistas, pueden ignorar.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

DineroVer más