Su monstruo en una caja de cristal

Los 12 soldados estadounidenses encargados de vigilar a Saddam Hussein mientras era enjuiciado por algunos de sus muchos pecados sabían que él era un brutal asesino en masa. Ellos no sabían cuánto los cambiarían sus extraordinarios últimos meses.

 

Páginas

DineroVer más